Entrenar a la Iglesia para las misiones

Entrevista al Dr. Jonatán Lewis ¡¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres ...

Entrevista al Dr. Jonatán Lewis
¡¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion:Tu Dios reina!! Isaías 52:7

Misiones mundiales desde Latinoamérica
El trabajo misionero es una labor que requiere de una capacitación, así como muchos otros ministerios. Tener un corazón predispuesto no es suficiente para realizar con excelencia el trabajo que Dios desea que hagamos. Entendemos que Dios se complace en el trabajo de los misioneros, pero el seguimiento apropiado y la preparación anticipada son
necesarios. Esto hace que el pueblo involucrado y la iglesia comprometida se sientan animados y motivados a desenvolverse adecuadamente en el cumplimiento de ese llamado. En la Biblia leemos que impartir el mensaje de la Buena Nueva no es una opción a elegir sino una orden para todo cristiano: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo... Mateo 28:19”.
En esta ocasión hemos conversado con el Dr. Jonatán Lewis, él nos comparte algunas experiencias que le ha tocado vivir en el peregrinaje hacia las misiones. Expone las barreras y errores más comunes que imposibilitan el desarrollo de una misión mundial integral, entre otras.


1. Usted ha invertido la mayor parte de su vida en ser y formar misioneros. ¿Podría contarnos resumidamente cómo fue su llamado a esta obra?

Siempre predico que Dios tiene planes para cada uno antes que nazcamos, un plan perfecto, nos crea con ciertas características y oportunidades. Creo que en algún momento me di cuenta, más que nada por medio de un amigo. En momentos de flaqueo cuando yo quería dejar dije: “Bueno, ya hice mi parte”, pero él me dijo: “No, vos fuiste creado para esto, Dios te dio habilidades y oportunidades que nosotros no tenemos, así que tú tienes que ser el misionero”. Creo que hasta cierto punto eso es parte del llamado y el plan de Dios para cada uno. No todos van a ser misioneros transculturales, pero, obviamente, todos tenemos que participar en la misión de Dios si somos seguidores de Cristo. En mis primera experiencias misioneras en Honduras, con gente muy sencilla en la jungla en la costa Norte, fui viendo que eso era lo que realmente me daba satisfacción. Eso fue para mí la confirmación del llamado.

2. Históricamente, ¿cuándo se inició este despertar por las misiones? y ¿quiénes, de acuerdo a su opinión, han sido los mayores impulsores para que esto se propagara en Latinoamérica?

Yo creo que nosotros los que estuvimos en Latinoamérica en la década de los 70-80, palpamos algo. Es una de esas cosas que uno dice: “Cuando el Espíritu Santo hace algo, no le habla solamente a una persona, le habla a mucha gente porque todos estamos bajo el mismo mando”. Lo que nosotros sentimos, lo estaba sintiendo mucha gente en ese tiempo, pero tal vez en la fuerza, la persona que más fue catalítica en reunir a la gente fue -sin duda- Luis Bush. Él fue quien realmente recorrió el continente para armar COMIBAM. También Federico Bertuzzi, David Ruiz, Edison Queiros, Rudi Girón, quienes salieron prominentemente como promotores de las misiones, y varios otros. Antes de ellos, Ale Hash también fue un gran promotor de conceptos de misiones. Hubo gente que trabajó en toda esa década, algunos que vieron el fruto, otros no. Yo diría que son gente que subió un poco a trabajar con COMIBAM. Se jugaron, muchos dejaron su pastorado en iglesias importantes, dejaron todo por perseguir este movimiento y promover en el continente. Si vamos a identificarnos tendríamos que hacerlo con esas personas.


3. La Iglesia latinoamericana ha pasado a ser una fuerza misionera, ¿puede compartirnos algunas estadísticas o informaciones de cuáles son los países más involucrados?
Yo diría que Brasil por ser un gigante en el continente, por tener muchos evangélicos y por tener un movimiento que es más maduro. Hace años ellos tienen misioneros. Es una potencia, una fuerza incalculable todo lo que es en Latinoamérica. Hay países pequeños, como Guatemala, que han hecho un gran esfuerzo por enviar misioneros; países de Centroamérica han aportado bastante por ser países más pequeños. México también ha enviado muchos misioneros y Argentina ha aportado con un alto porcentaje en los países no alcanzados en el mundo. Hay pocos países que no han participado aún, pero ninguno está más adelantado que los demás. No obstante, algunos sí han tenido más energía para este tipo de actividad que otros países.


4. ¿Ve usted algunas tendencias o preferencias hacia a qué países van más los misioneros latinos (a), y qué tipo de obras están realizando mayoritariamente los misioneros latinoamericanos en las naciones (b)?

a) Yo creo que el Norte de África, los países Árabes, Medio Oriente, España, Italia, países del sur de Europa han llamado mucho la atención a los latinoamericanos. Muchos están concentrados en esas áreas del mundo.

b) La obra es muy diversa, muchos han entrado para servir a las comunidades con profesiones, ocupaciones. Me llama la atención que algunos latinos han ganado premios de parte de los gobiernos islámicos por su obra entre grupos de su población: discapacitados o los niños en particular. Han hecho un trabajo muy bueno, la gente sabe que son cristianos y que siguen a Jesús. Pero más que eso, muestran su amor y su compromiso con esas poblaciones y han sido reconocidos por ello.


5. Muchas iglesias tienen miedo a ese elefante gigante llamado “misiones mundiales”,  ¿cuáles son las tres (3) mayores barreras que impiden a las iglesias un acercamiento a las misiones?

1. Algunos dicen: “No sabíamos”,  o respecto al envío de misioneros: “Suponíamos que misiones eran hacia nosotros pero no para nosotros”. Esto demuestra una cierta ignorancia, pero no puede ser de una lectura bíblica porque la lectura bíblica pone compromisos sobre los hombros de cualquier persona comprometida con el Señor Jesús y con la Iglesia del Señor Jesús.
2. Por impotencia: “Somos chiquitos”, “somos pobres”, “somos pocos”, “no podemos”, y nos olvidamos de que estamos acompañados, no por nuestro propio esfuerzo sino por el Espíritu Santo, por Dios quien nos acompaña en todo momento. Como dijo Jesús: He aquí estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. En ese sentido, estamos acompañados.
3. Otros saben, ya han sido concienciados, pero no quieren, y para eso no hay otra palabra que “desobediencia”. Eso es serio, porque estamos desobedeciendo lo que Dios está pidiendo a su Iglesia.


6. Algunos argumentos a veces suenan justificados...

Sí, incluso yo me tiento, a veces digo cosas y hay gente que dice: “Pero somos pocos, somos pobres, no podemos, o uno ve que las características sociales de la iglesia no dan para mandar gente a la China”. Pero hay veces que uno justifica cosas que no son justificables. Uno dice: “Yo no puedo involucrarme en misiones mundiales”, pero usted ¿no puede interceder, no puede orar, no puede organizar a su iglesia para apoyar en oración algún esfuerzo, por un país o un grupo no alcanzado hoy?, ¿está tan limitado? Cualquier iglesia sobre la faz de la Tierra puede interceder. Es un privilegio, es un honor interceder por las personas que no conocen a Cristo. Así que son pocas las excusas de la gente. Dios va a mostrar el camino y si comenzamos con obediencia en pasos chiquitos, Él nos pone a cargo de cosas grandes.


7. Usted ha visto muchos casos de iglesias exitosas en el envío de misioneros. ¿Cuáles son los factores que más motivan a una iglesia para involucrarse en las misiones mundiales?

Creo que pasa primero por una visión, la visión es del corazón de Dios, como Dios ama tanto al mundo que dio a su Hijo. Ama al mundo, no solo me ama a mí. Después, ver la necesidad y entender que esa gente se pierde simplemente porque no hay quienes le prediquen. Yo sé que la obra misionera no es sencilla; hay muchas barreras, pero para ir a presentar el amor de Dios, la Iglesia también tiene que estar muy convencida de que esto es verdad, que hay que hacerlo, que Dios lo quiere.


8. ¿Cuáles han sido los errores más frecuentes de iglesias latinoamericanas en el envío de misioneros a otros países?

Creo que el error más frecuente es que enviamos gente sin preparación. Hablo de gente que no ha sido probada de alguna forma en su carácter, en su vida, en su compromiso con el trabajo, con la obra del Señor, que no son formados adecuadamente. Lo más importante es la formación del carácter de la persona, y eso se puede formar en la iglesia. Si la iglesia se preocupa realmente por esa persona que se declara que quiere salir como misionero, debe darle la oportunidad de ir formándose y comprobando su llamado. Eso lo puede hacer en la iglesia, después queda todo la otra formación. Hemos hecho grandes encuestas en Latinoamérica que han cubierto varios países, y la “falta de capacitación” es siempre citada como la razón número uno por la cual los misioneros vuelven del campo. Se sienten fracasados, pues después de que llegaron, realmente no están preparados para hacer esa obra.


9. ¿Podría ser eso también un reflejo de la propia Iglesia Evangélica latinoamericana?

Sí, hasta cierto punto. Yo creo que el latino es un poco impulsivo también. Quiere trabajar en caliente, se entusiasma, hay mucha fe, mucho fervor, mucha energía. La gente quiere hacerlo ya, y no respeta los procesos que uno tiene que llevar para hacer esto de una forma medida, de una forma coherente. El desafío es hacerlo bien para que los resultados que estamos esperando puedan realizarse, y no tener personas que fueron, fracasaron, o que no están realizando su papel porque eso desanima a la iglesia. No solo que no es efectiva la eficacia del misionero, sino también el retorno. Eso desanima a la iglesia en esta tarea.


10. El pastor en una iglesia está sobrecargado con actividades de dirección, administración y cuidado pastoral, ¿cuál, de acuerdo a su experiencia, es la estructura  organizacional (dentro de la iglesia) que mejor le ha funcionado a otras iglesias para sostener misioneros a largo plazo?

Las iglesias ya saben trabajar en comités o en comisiones: de personas que se encargan y que tienen una carga y empiezan a responsabilizarse por un área. Las misiones es como muchas otras áreas que hay que hacer: tener gente que está encargada, pero que esa gente sepa, que esté bien informada, que se capaciten para eso. Hay un problema que existe a veces, que el pastor u otros tienen la visión y dicen: “Bueno, tú tienes algún interés en misiones”, y le encargan a la persona, pero esta no sabe cómo comenzar a trabajar y es como que tapa el ministerio, no lo desarrolla. Entonces creemos que los que están desarrollando los ministerios también necesitan de capacitación. Y hay buenos libros y cursos de misión mundial para que tengan una base: cómo levantar intercesión, cómo adoptar un pueblo, cómo trabajar el tema de las conferencias, aprovechar los recursos para animar, informar a la iglesia. Todo es un trabajo y, por sobre todo, la intercesión por los misioneros. Orar por ellos desde el púlpito, mencionar cuándo van a cumplir años para enviarles tarjetas o saludos. Hay muchas cosas que son importantes en la vida de la iglesia o del misionero que este comité puede estar cumpliendo.


11. Es importante y necesario que haya un comité de misiones en la iglesia. Muchas veces no está claro si es bueno este tipo de organización o se sugiere que el pastor mismo sea el encargado de todo eso, y creo que sus sugerencias son importantes en esta área.

Yo creo que el pastor que hace todo, termina no haciendo bien muchas cosas, y eso es porque ninguno somos Superman. Necesitamos la ayuda, y Dios nos da gente idónea. ¿Por qué no encargarlos en estas áreas y dejar que trabajen mientras el pastor apoya la visión y el trabajo que hace el comité? De ninguna forma el pastor tiene que hacer todo.


12. ¿Dónde la gente puede acudir a sus series de libros de Misión Mundial, los tomos revisados, en Internet, en versión digital?

Para los que no han participado en algún taller, pueden tomar el curso de capacitación que lo facilitamos por Internet en www.misionmundial1.com.ar. Aquí pueden inscribirse y tomar el curso para realizarlo en la iglesia. Es una estrategia para trabajar con Internet.
El curso de Misión Mundial: Misión Mundial: Propósito y plan de Dios es un curso en 20 lecciones que está diseñado para el estudio inductivo por grupos pequeños en iglesias locales. El curso es encaminado por un “facilitador” que recibe una orientación para este fin.  La meta del movimiento es que miles de nuevas iglesias se involucren en la meta bíblica de alcanzar con el evangelio a TODAS las etnias y naciones del mundo.



Resumen de las principales verdades de esta entrevista
1. Si bien no todos seremos misioneros trasculturales, todos los cristianos estamos llamados a participar en la misión de Dios.
2. Tres son las principales barreras que impiden a las iglesias un acercamiento a las misiones: ignorancia, impotencia (creen que no pueden) y desobediencia.
3. Todos podemos involucrarnos de alguna manera en las misiones. La oración es algo que todos podemos hacer. No hay excusas.
4. Lo que motiva a las iglesias hacia las misiones es saber cuánto Dios ama al mundo y ver las necesidades que existen en él.
5. El envío de gente sin preparación, principalmente en lo que respecta a la formación del carácter, es el error más frecuente en trabajo misionero.
6. Deben respetarse los procesos para que el trabajo misionero sea exitoso, y no dejarse llevar por el entusiasmo y las ganas de hacer las cosas.
7. Es importante que cada iglesia tenga un comité de misiones y que este cuente con personas que se capaciten en el área.


Preguntas para reflexionar
1. ¿Qué opina acerca del envío de misioneros a países no alcanzados por el evangelio?
2. ¿Quiénes han sido los promotores de las misiones mundiales en su país?
3. ¿Cuántos misioneros actualmente tiene su país en las misiones mundiales?
4. ¿Ha invitado a los representantes de COMIBAM en su país, para informarle acerca del obrar de Dios en las naciones con misioneros nacionales?
5. ¿Involucraría a sus miembros en la capacitación para las misiones?
6. ¿Ve usted la necesidad urgente de enviar misioneros a los pueblos no alcanzados?
¿Realiza su iglesia regularmente cultos o reuniones enfocados en las misiones?

Acerca de Jonatán Lewis
Jonatán Pablo Lewis nació en Argentina, de padres misioneros. A la edad de diez años volvió con ellos a los Estados Unidos, donde cursó sus estudios.
Está casado con Marion y tienen cuatro hijos mayores. Durante los últimos 30 años los Lewis han trabajado como misioneros en Honduras, Perú, México, Canadá y Argentina. Jonatan ha recorrido el mundo apoyando el desarrollo de centros, programas y recursos para la capacitación misionera.
Se ha desempeñado como pastor de misiones de iglesias en los Estados Unidos y también como fundador, director y asesor del CCMT (Centro de Capacitación Misionera Transcultural) en Córdoba, Argentina. Es editor de los tres tomos de "Misión Mundial" y de "Trabajando tu Llamado a las Naciones". Actualmente es el director de la Alianza Internacional de Capacitacion Misionera (IMTN), que forma parte de la Comisión de Misiones de la Alianza Evangélica Mundial (WEA).
Jonatán es licenciado en las ciencias de la educación y tiene un doctorado (Ph.D.) en Desarrollo de Recursos Humanos de Colorado State University.

Related

Temas de Portada 7212083611779537119

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

  1. Necesito vencer las barreras: a) no sé o no conzco mucho del tema; b) me siento insufiente con muchos "es que..." y muchos "no puedo"; c) y sobretodo, debo fortalecer mi oediendia. Señor mi Dios, solo tú puedes rescatarme de mi comodidad para amar como tu amas.

    ResponderEliminar

emo-but-icon

Plataformas Sociales

.

Nuevas Publicaciones

Artículos aleatorios

Notificaciones

Anuncios externos

:: See more at: http://www.exeideas.com/2014/04/awesome-exe-style-pop-up-v-4.html#sthash.IDOrAU8Z.dpuf
item